Vacaciones de ensueño en el Royal Hideaway Sancti Petri

martes, 18 de julio de 2017

Si todavía no habéis encontrado destino para estas vacaciones, tengo una propuesta muy interesante que haceros. A veces, en las vacaciones no nos apetece otra cosa que no hacer nada. Siempre le digo a mi marido a la vuelta cuando viajamos que necesitamos otras vacaciones para recuperarnos de las vacaciones. Es de risa, pero es así. Al final cuando estás 10 días fuera conociendo una nueva ciudad, un nuevo país, haciendo turismo, cogiendo aviones, trenes, barcos, visitando monumentos, callejeando, incluso muchos días madrugando mucho y caminando kilómetros y kilómetros, acabas muertita, aunque estés de vacaciones.

Así fue en nuestras vacaciones en Grecia hace un mes, y que pronto os cuento también para que tengáis más ideas de destinos. Pero hoy os quiero hablar de un lugar diferente; un lugar de esos de los que os hablaba al principio, de los de vacaciones de verdad, para no hacer absolutamente nada, sólo descansar y dejarse mimar.

Mis nuevas gafas de Neubau Eyewear

lunes, 3 de julio de 2017

Soy miope. Desde que tenía 8 años (quizás menos). Toda la vida la recuerdo llevando gafas. Soy a las que la han llamado 'gafotas' y 'cuatro ojos'. A los 16 años mi madre me llevó a la óptica y me hicieron mis primeras lentes de contacto, y desde entonces llevé lentillas. No veo sin gafas o sin las lentillas; no puedo ir por la calle sin ellas porque no veo nada; no reconozco a nadie y es una gran molestia. Recuerdo que tenía amigas que también tenían que llevar gafas y no lo hacían porque, según parecía, con gafas no estabas guapa. Y me preguntaban cuando íbamos por la calle: ¿qué pone ahí? Nunca lo entendí. Yo no podía, no podía ver la vida así, borrosa.

Bañador personalizado con volantes y estrellas de Surania

martes, 27 de junio de 2017

Cómo me gusta el verano. Sí, hace calor, es molesto, me comen los mosquitos (soy alérgica a las picaduras)... pero no podría vivir sin esta estación del año: sin la playa, los paseos en shorts, los vestiditos, las terracitas... Sé que no soy la única. El verano me pone feliz.

Tengo que reconocer que este año mi cajón de los trajes de baño se ha llenado de bañadores. Tengo como una obsesión últimamente con esta prenda y tengo que frenarme a mí misma porque si no cada vez que salgo de casa volvería con uno :-) Hoy os enseño uno muy especial, que me diseñé yo misma en la web de Surania. Se trata de un shop donde podéis diseñar vuestro propio bañador, bikini o complementos como queráis, absolutamente personalizados hasta el más mínimo detalle. 

Sorteo lote 'Celebration' de Mr.Wonderful

miércoles, 7 de junio de 2017

El sábado mi marido y yo salimos a cenar con unos buenos amigos. Hacía pocos días que había sido el cumpleaños de mi marido y justo el domingo era el mío. Cumplía 38 años. No era el motivo principal de la cena. Habíamos quedado sin motivo, para vernos, como tantas otras veces, aunque ya que coincidía, algún que otro brindis por la causa sí que hicimos. 

Yo era de las que les costaba cumplir años. No por lo de hacerme mayor y que me salgan arrugas; sino porque siento que el tiempo corre muy rápido y yo todavía quiero hacer muchas muchísimas cosas. Qué sí, que, en principio, todavía me queda media vida. Pero no, no es tan rotundo. Mientras cenábamos leíamos en Twitter que David Delfín se había marchado. Tan joven y con tanto éxito. Yo ya sé lo que es eso. Eso de desmontar el 'en teoría'. Porque en teoría, uno vive hasta los 80, los 90, los 100 siendo un privilegiado. Pero en la práctica no es así de matemático. En la práctica uno vive 10 años, 25, 45... incluso mucho menos. ¿Es justo? No lo sé. Seguramente no. Realmente no. Pero es así. Y por eso, a día de hoy, estoy encantada de cumplir años. Porque eso significa que sigo aquí, que puedo seguir cumpliendo sueños, por mí y por los que no pueden hacerlo. Así que si sois como yo era, y os quejáis cuando os cae un año más, no volváis a hacerlo jamás. No celebréis los años; celebrad la vida.

Viaje a Fuerteventura con Pierre Et Vacances

jueves, 11 de mayo de 2017

Cuando mi marido y yo preparamos nuestra escapada a Fuerteventura, la verdad es que pensábamos que poco había que hacer en la isla. De hecho, ya nos estaba bien. Nos apetecía mucho ese plan de no hacer nada de nada. Sin embargo, nos equivocamos. Fuerteventura es una isla repleta de planes que hacer y lugares que descubrir.

Tuvimos la suerte de que aquí en Barcelona, durante los 4 días que pasamos en la isla, llovía a mares y, en cambio, allí, disfrutamos de un sol muy agradable. Llegamos al aeropuerto de Barcelona gracias al servicio de chófer privado Cabify, y cogimos un vuelo de unas tres horas y media hasta el aeropuerto de Fuerteventura. Allí alquilamos un coche, cosa que os recomiendo si queréis recorrer un poco la isla. No es caro. Realmente Fuerteventura no es una isla cara.

Lo que aprendí de mamá, con Skeyndor

domingo, 7 de mayo de 2017

Ya os he contado en alguna ocasión que perdí a mi padre cuando yo tenía 15 años. Un día salió por la puerta y ya nunca volvió a entrar. Se le paró el corazón. Lo recuerdo perfectamente. Era un domingo frío de principios de noviembre y yo estudiaba porque tenía exámenes. El teléfono sonó a media tarde, oí a mi madre gritar y desde ahí la vida ya nunca volvió a ser igual.

Mi padre tenía 45 años (hoy pienso que mi marido es mayor que él cuando murió). Mi madre tenía sólo algunos más y una niña en plena adolescencia con la que, a partir de aquel momento, tendría que aprender a vivir. Nos quedamos solas. Sí, claro; estaban familia, amigos... pero en las cuatro paredes de nuestra casa sólo estábamos ya nosotras dos. Aprendimos a adaptarnos a la nueva situación y continuamos con la vida como supimos y pudimos. A mi me costó quizás menos. A mamá le costó más.

Gana tu ramo de novia con BodaMás de El Corte Inglés

jueves, 27 de abril de 2017

Si te casas y estás de lleno en los preparativos de tu boda, tienes que seguir leyendo, porque te va a interesar mucho lo que voy a contarte. Cuando yo me casé, hace más de cinco años ya (¡cómo vuela el tiempo!) una de las cosas más especiales que llevé fue mi ramo de novia. Os conté esta bonita historia en el blog. Me lo regalaron mis amigos y padrinos de boda, los padres de mi ahijada, tal y como ellos quisieron. pensando en mí, en cómo soy, en mi forma de ser. Escogieron uno precioso, que me enamoró, totalmente de mi estilo y muy acorde con mi personalidad.
Con la tecnología de Blogger.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Back to Top