lunes, 15 de julio de 2013

Una Honeymoon en la Ciudad del Pecado: ¡Las Vegas!

Como os he dicho muchas veces, a mi marido y a mí nos encanta viajar, y hemos tenido la gran suerte de poder hacer pequeños y grandes viajes juntos durante toda nuestra relación. Todos y cada uno, a la vuelta de la esquina o en la otra punta del mundo, han sido maravillosos y de cada lugar guardamos grandes recuerdos, momentos, vivencias, anécdotas...

Un viaje de novios recorriendo la Costa Oeste de EE.UU. es, sin duda, una muy buena opción. Os propongo, por ejemplo, visitar Las Vegas, San Francisco y Los Ángeles, para acabar vuestra honeymoon en alguna playa de Hawaii o de La Polinesia

Y para empezar os propongo una parada en la Capital Mundial del Entretenimiento. ¡Y es que lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas!


Para llegar a Las Vegas desde España no hay vuelos directos, con lo que deberéis hacer escala en alguna otra ciudad. Nosotros llegamos desde Nueva York, 8 horas, después de pasar el control de entrada a EE.UU. (que odio con todas mis fuerzas a pesar de haberlo pasado ya muchas veces), y desde allí, fueron otras 6 horas de avión.

Eso sí, cuando estás en el avión y empiezas a vislumbrar a lo lejos lucecitas, que se van haciendo más grandes y más numerosas a medida que el avión se acerca, esa sensación es indescriptible. No hay ninguna duda. Estás en Las Vegas.


Las Vegas es la ciudad más grande del estado de Nevada y se la conoce comúnmente por La Capital Mundial del Entretenimiento. Es conocida también como la ciudad del pecado (Sin City) debido a la popularidad del juego y apuestas legales, la disponibilidad de bebidas alcohólicas a cualquier hora del día y la legalidad de la prostitución en los condados vecinos. Os lo aseguro, siempre hay algo que hacer en Las Vegas. Los casinos funcionan las 24h., así que si os afecta el jet lag, ¡no os preocupéis! 

Para vivir Las Vegas es suficiente con unos 3-4 días y para alojaros os aconsejo cualquiera de los hipermegaultramaravillosos hoteles casinos de La Strip. Es esa calle laaaarga que habéis visto mil veces en pelis o series como CSI. Y sí, pensaréis que esos hoteles deben ser carisísimos. Pero no es así. Las Vegas no es una ciudad cara en lo que a alojamiento de lujo o comer se refiere. ¿Sabéis por qué? Porque prefieren que os gastéis el dinero en las mesas de juego. Así que podéis alojaros en un gigantesco (os perderéis) y lujosísismo hotel sin arruinaros. 

El Mandalay Bay, el París, el Flamingo, el Bellagio, el Mirage, el New York New York, el Luxor, el Stratosphere, el Caesar Palace, el Venetian... auténticos entretenimientos ya por sí solos, estos hoteles están increiblemente tematizados y dentro, además de juego y más juego, tenéis multitud de restaurantes, tiendas, espectáculos, etc, etc, etc. Este es el majestuoso hotel París, que recrea a capital francesa y que reproduce la Torre Eiffel.


Nosotros nos alojamos en el precioso hotel Pink Flamingo, el primer hotel casino de La Strip, y os aseguro que por dentro es una maravilla. Se caracteriza por sus flamencos rosas que viven en los jardines del hotel.


Obviamente, uno de los grandes entretenimientos en Las Vegas es recorrernos La Strip de punta a punta entrando en toditos y cada uno de los hoteles. En todos vais a descubrir grandes sorpresas, independientemente si queréis jugar o no. Sorpresas como ésta :-)


Podéis ir a pie o coger buses que os llevarán por toda La Strip. Un consejo: los hoteles tienen el aire acondicionado a tope, pero cuando salgáis fuera os pegarán los más de 40 grados provenientes del desierto de Arizona. Así que si no queréis poneros malos malísimos, coged una chaquetita para y poniendo y quitando al entrar y salir.

Uno de mis hoteles favoritos es el Bellagio, uno de los hoteles más lujosos de La Strip tematizado en el lago Como (Lombardía, Italia). Lo habréis visto en Ocean's 11. Sus fuentes cibernéticas bailan cada noche al son de la música de Frank Sinatra o Elvis Presley. ¡Es un espectáculo fascinate!


Otro hotel que os recomiendo es el Venetian, otro de los hoteles - casino más lujosos de Las Vegas que como su nombre hace intuir, recrea la bella y romántica Venecia. ¡Incluso en su segundo piso podréis dar un paseo en góndola por los canales!


¿Y qué me decís del New York New York? Hasta podréis quemar adrenalina en su montaña rusa.


Y si lo que os va es el exotismo, tenéis que visitar el Mirage, ambientado en la Polinesia, sus instalaciones incluyen un volcán, delfinario, tigres y leones blancos.


Si vais bien de dinero, os recomiendo ver algún espectáculo o concierto que cada día tienen lugar en Las Vegas. Podéis ver todos los espectáculos y los hoteles haciendo click AQUÍ.

Tampoco os podéis perder la Fremont St., una de las calles más antiguas de Las vegas con viejos casinos y que está toda cubierta con un techo de bombillitas que se iluminan cada noche. Es precioso.

Para todas las shopadictas como yo os diré que a lado y lado de La Strip hay unos outles maravillosos y enormes en los que vais a encontrar auténticos chollazos de grandes y conocidísimas marcas de moda y complementos. ¡No os los podéis perder!

Ah! Por supuesto, no me puedo olvidar de algo muuuuy típico y pintoresco en Las Vegas: ¡una boda! Todos los hoteles tienen capillitas en las que por un módico precio, y después de un poco de papeleo, podréis casaros vestidos de Elvis o Marilyn. Eso sí, si no estáis casados, recordad que esta ceremonia no es válida, más allá del estado de Nevada. 

Para terminar esta parada en Las Vegas no podéis dejar de hacer una visita al maravillosos Gran Cañón del Colorado


Esta vistosa y escarpada garganta excavada por el río Colorado en el norte de Arizona está considerada como una de las maravillas naturales del mundo. Tiene unos 446 km de longitud, cuenta con cordilleras de entre 6 a 29 km de anchura y alcanza profundidades de más de 1.600 m.

Nosotros lo sobrevolamos en avioneta, una antigualla de la época de la guerra, sobre la que teníamos ciertas dudas de que volara, pero... ¡Sí, lo hizo! y fue una experiencia increíble. He oído todas las opiniones sobre este lugar, gente a la que le encantó y otros a los que no les gustó nada. Yo sólo os digo que durante esa media hora volando por el Gran Cañón, me sentí en totalmente en paz.

Espero que os haya gustado y os emplazo a la próxima parada de esta honeymoon por la Costa Oeste de EE.UU., una de mis ciudades favoritas del mundo: ¡San Francisco!

Nota: todas las fotos publicadas en este post son propiedad de My Wedding Lab y no pueden ser utilizadas sin su consentimiento previo.

1 comentario:

  1. Ooooh que recuerdos! Mi honeymoon también fue por el oeste americano, pero diferente. Ahora estoy intentando poner bonito mi blog, pero mi maridos os la contara de PE a PA! Te avisare para que la veas!! Jeje
    Un besito preciosa!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips