viernes, 13 de febrero de 2015

It's raining BDay


El día de mi boda daban lluvias, y yo estaba ya casi mentalizada de que iba a ser una "novia mojada, novia afortunada". Al principio me lo tomé mal, supongo que como toda novia a la que le llueve el día de su boda. Me iba a mojar los pies, mi vestido, mi cola... sí lloré. Lo cierto es que las semanas antes de la boda derramé muchas lágrimas, por varias cosas, pero bueno, el parte meteorológico para mi día B fue uno de los motivos. 

Con el paso de los días me fui mentalizando que un poco de agua no iba a arruinar uno de los días más bonitos de mi vida. "Sí se moja, pues ya secará". Al final hasta me parecía mágica la lluvia, romántica... y entonces empecé a ver fotos de novias y novios bajo la lluvia, y mi cabeza empezó a aceptar de buena gana que mi boda fuera pasada por agua. Lo único que no me gustaba era que mis invitados iban a estar un poco incómodos, con los paraguas. Pero todo el mundo me decía que no me preocupara, que la barra de mojitos lo compensaría todo.

Al final, ¿sabéis qué? Pues que no llovió. Esa tarde del 7 de octubre de 2011 llovió en Barcelona un poquito, pero yo me casé a 30km, y allí no llovió. Vale lo confieso, fue una liberación y una felicidad inmensa. Pero desde entonces, tengo una pequeña espinita, y es que, aunque no cambiaría mi día soleado por nada, me encantaría tener fotos como estas, con mis botitas de lluvia amarillas, mi paraguas, chapoteando en los charcos... no lo descarto, en algún momento tengo que volver a sacar mi vestido de su funda y bailar bajo la lluvia vestida de novia. Lo haré, y os lo enseñaré :-)

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips