miércoles, 12 de agosto de 2015

SOS, despedida de soltera a la vista


Hace mucho que quería escribir este post. Nunca encontraba el momento ya que siempre había un contenido más de actualidad y que primaba. Pero como este mes es tranquilito y yo estoy en la ciudad trabajando, creo que ha llegado la hora de hablar de algo de lo que tengo una opinión muy bien formada: las despedidas de soltera.

Yo no voy a despedidas de soltera. O más bien voy a muy pocas, sólo a aquellas razonables. Este es un post personal, con una opinión personal extraída de mi experiencia. Espero que nadie se moleste, ni pretendo que nadie se de por aludida. Sólo quiero expresar mi opinión en "mi casa", en mi espacio, que para eso es mío :-)

Cuando me casé se lo dejé muy claro a mis amigas: no quiero findes en casa rurales, no quiero spas, no quiero limusinas, no quiero viajes a Ibiza, no quiero regalos... A ver, entendedme, no es que no me gusten estos planes. Lo que no me gusta es que parece que una despedida de soltera no puede ser algo normal, en lo que no sea obligatorio gastar 200 euros. Y parece ser que algunas no se han enterado que estamos en crisis, que la gente no tiene trabajo pero sí tiene hipoteca, hijos, facturas y que 200 euros dan para muchas compras en el súper. De verdad, os voy a contar mi experiencia, no quiero decir que siempre sea así ni que en todas sea así. Pero yo es lo que he vivido y os lo quiero contar transparente y sincero.

Al final, a mis pobres amigas les dije, "quiero que nos vayamos a tomar un café". Yo no tengo alma para permitir que me paguen un fin de semana de fiesta. Yo lo que quería era pasar un rato con mis queridas amigas. Como si era en el parque comiendo pipas.

Y al final, mis pobres amigas acabaron por cogerme por banda y decirme: "a ver, Sonia, no vamos a ir a Starbucks a celebrar tu despedida de soltera. Hacemos por lo menos una cenita económica y luego una copita". Y así fue. Y fue la mejor despedida que pudiera imaginar. Y la que pudo, vino a cenar, y a la que no le iba bien, vino a tomarse un mojito, y a la que no le iba bien pagar un mojito se tomó un agua o no se tomó nada. Me regalaron un álbum precioso, hecho a mano, lleno de fotos y textos en los que cada una me contaba lo que yo significaba para ella. Precioso, os lo aseguro. Más que mil conjuntos de lencería de Vanity Fair. Lo único que no me gustó fue que se empeñaron en pagar mi cena y mi copa. ¿Pero dónde pone que hay que pagarle a la novia la cena y las copas? Lo siento pero no puedo con esto.

¿Sabéis que hay chicas que no pueden ni salir a cenar con su marido? No son buenos tiempos. Por favor, ¡cómo voy a permitir que no puedan pagar una cenita romántica con su pareja, pero me la tengan que pagar a mí! Y más allá, ya no una cena, sino apoquinar 200 eurazos para que alguien pase un fin de semana de reina. Y nadie pregunta, nadie se plantea si habrá algún caso así. Obviamente, hay quién sí se lo puede permitir, pero hay veces en los que no es así.

A mí nunca me ha preguntado nadie si el plan me iba bien. Con el tiempo, muchas de mis amigas me han acabado diciendo: "hija, mira que eres tonta, tu mirando por todo el mundo, pidiendo un plan de lo más simple, y luego por tí no ha mirado nadie". Y es verdad. Por eso no voy a despedidas de soltera. Porque no entra dentro de mis principios y porque a mí nadie me obliga a gastarme un dinero que no tengo.

Os podría contar mil historias. Una vez, una semana antes de la boda de una amiga me llegó un email multitudinario de la persona que le organizaba la despedida. El texto era tal que "el plan es este: pasar el fin de semana en una casa rural (lejísimos de donde yo vivo), actividades para los novios, cena, paint ball, regalos... Hay que poner 200 euros". Hice una llamada. Y pedí por favor, un plan alternativo, en la ciudad, para poder ir con metro, yo ese finde no disponía de coche. Para poder ir aunque fuera a tomar algo y estar con mi amiga. Y no gastar ese dineral del que no disponía. La respuesta fue: "esto es lo quieren los novios, a ver si te crees que es tu despedida". Vamos, me quedé flasheada. Por supuesto, no fui.

En otra ocasión recibí un What's App en el que se explicaban los detalles de la despedida: mañana de actividades tipo "humor amarillo", comida, spa, limusina, cena, disco, copas y regalos para la novia... ¿Hace falta que os diga mi respuesta? Y luego, cuando dices que no, encima parece que seas una rancia aguafiestas.

Una vez, me contaba alguien que recibió un email con el asunto "Nos vamos a Ibiza". El plan era 4 días en Ibiza con la novia, avión, hotel, spa y masaje, comidas, cenas, entrada en una de las discos de moda, pagárselo todo a la novia, regalos... ¿Hola? ¿Estamos locos o qué? ¿En serio? Esa persona contestó un NO como una catedral. Y oye, nadie se inmutó, nadie pensó: "al igual nos estamos pasando, al igual alguien no puede permitirse esto".

Novias del mundo y organizadores de despedidas de soltera. No seáis egoístas y pensad un poquito en los demás. Existen mil opciones de despedida en las que gastarse bien poquito. Cenas en casa de una amiga, picnics en la playa, sesiones de belleza caseras, una fiesta blanca en la terraza de algún amigo... Os lo aseguro, el sentido de una despedida de soltera es pasar un día entre amigas, las amigas de siempre, las amigas que quieres. No que alguna se tenga que quedar en casa porque le prima pagar la hipoteca. Y preguntad. No enviéis emails tajantes y rotundos obligando. Dad opciones. Y observad alrededor la situación en la que vivimos.

Esta es mi opinión. Y  el que tenga orejas, que escuche, o en este caso, el que tenga ojos, que lea :-)
Image and video hosting by TinyPic

14 comentarios:

  1. Ese fue el mismo planteamiento que yo tuve para la mía. Miré por la situación económica, familiar y personal de cada una.
    Al final el plan fue una cena y luego unas copas, en nuestra ciudad. De hecho, la primera ronda de mojitos la pagué yo, anque no querían.
    Me organizaron un tupper sex en mi casa, todas nos reimos muchísimo.
    Después de cenar la que quiso se quedó a tomar algo un rato más y las que no, por los niños o por lotivos varios, se fueron a casa.
    Además me regalaron un corpiño negro precioso, que sin duda usaré en alguna que otra boda, súper bonito!!!!!
    Lo más importante fue que las amigas que quisieron venir aquella noche, no tuvieron que quitarse de otras cosas para poder compartir una noche genial conmigo y eso para mi era miy importante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir tu opinión. Me alegra ver que no soy la única que ve las cosas de esa manera ;-) Un besazo!

      Eliminar
  2. De acuerdo totalmente contigo, mi despedida fue conjunta, con amigos y familiares más cercanos, tuve serenata, organizada por mi mejor amigo, y después todos a cenar, copita, y tan feliz, y la noche antes a la boda. Para mi fue la mejor, y realmente lo que quería, compartir esas horas con ellos, sin boys, borracheras, sin desfases que ninguno de los dos necesitábamos.
    Además, de que en las ciudades lo pagan las amigas, que como tu no lo consentiría, en mi tierra, mi pueblito, lo paga la novia... Comida, bebida y todo lo que organicen las amigas... Y dime si con una boda en puertas eso te lo puedes permitir, nosotros pagamos la cena y las copas de después, pero repito, en plan tranquilos y sin historias de ningún tipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que lo pasásteis fenomenal :-) Besos guapa.

      Eliminar
  3. Estoy contigo en que nunca se piensa ni en la situación de los demàs y muhas veces ni en lo que quiere la novia.
    Hace un mes que me casé y hice unas peticiones muy claras para mi despedida.
    Yo sólo queria una cena con amigas y hacer algun taller de reposteria o scrap, pero parece ser que ese era un plan muy soso para ellas y mis primas. Al final me enfadé cuando me enteré del tipo de despedida que querian hacer y que no era para nada lo que a mi me gustaba y les dije que no iria. Canviaron de planes y hicieron una cena cerca de casa que podia ir andando. Eso si tampoco me dejaron pagar nada. Pero como mínimo fué sencillo y barato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que al final fuera la despedida que querías y un plan que todas pudieran acceder. Gracias por comentar guapa.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Yo no tenía intención de hacer despedida (y a la mía a la única que he ido) pero mis amigas y primas decieron organizarme una cena y una sesión de karaoke. Qué decir que para mi fue la despedida perfecta (en aquel karaoke me dejaron cantar heavy!) También soy de las que opinan que el único "pero" es que no me dejaron pagar nada. No hace falta hipotecarse para disfrutar de una despedida perfecta, solo compartirla con las personas adecuadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy con lo que a mí me gusta cantar!!! Un Karaoke también es un plan chulísimo y accesible :-) Besitos!

      Eliminar
  5. Me gusta este post!!! Yo también he recibido mails de este tipo, nos vamos a x, haremos y, compraremos z y paga 180€...como???
    Yo organizé la de mi hermana e hicimos 2 partes, una con difraz y pruebas a la novia con merendola en casa( en el pueblo dónde vivimos) y después cogimos coches y fueimos de cena y bailoteo a la city dónde tiene también amigas. Así que hubo plan de 5€ y plan de 60€.Yo no me he casado pero tampoco creo que haya que gastarse tal dineral con las despedidas sólo estar con TUS AMIGAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerlo guapa, un plan de 60 euros no es tampoco un sablazo, pero como explico en el post, planes de 300 euros es abusivo, hasta para quién se lo pueda permitir, pero vamos, que es mi opinión, me alegra que tu también la compartas. Un besazo!

      Eliminar
  6. Yo me casé hace casi 11 años así que ya ha llovido mucho desde entonces: ahora mis amigas casaderas ya están casadas así que me evito todas estas chorradas. En mi caso nos fuimos a cenar a un sitio super normal mis amigos, chicos y chicas. Y no recuerdo si pagué yo o pagaron ellos pero qué serían ¿10-15 euros? no más que en un cumpleaños normal. Y tan feliz. Me lo pasé bomba, me reí muchísimo y no fue tampoco humillante porque ya les dije, montároslo como queráis, ni me voy a disfrazar ni me voy a poner una polla en la cabeza. Esto es así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo amigas que se casaron hace 10 años y las cosas eran normales, no eran tan a saco como ahora. Como dices, planes sencillos, accesibles para todo el mundo. Te podría contar mil historias más como las que cuento en el post. Gracias por comentar guapa :-)

      Eliminar
  7. Veo que es un post del año pasado, pero como lo has recordado en Facebook y es un tema que me toca mucho, ¡te cuento!

    Como invitada he ido a alguna que otra despedida de soltera, y por eso, ahora huyo de ellas como loca. Recuerdo una en concreto, en la que era "todo pagado" para los novios; pues bien, cuando se les derretían algo los hielos, a media copa, ¡se pedían otra! Creo que la bromita nos salió a 200 euros por barba, entre disfraces, comida, merienda, cena, karts, copas y una suite en un hotel AL LADO de la casa de los futuros novios... Ese mes entre la despedida y el regalo de la boda dejé mi cuenta temblando.

    Pero para mal recuerdo, mi (no) despedida de soltera. Fui la primera que se casaba en el grupo de amigas "de toda la vida". Primero parecía que se iba a organizar un finde tranquilo en la casa de la playa de una de ellas, pero la que siempre fue "abeja reina" lo puso todo patas arriba. Yo solo pedí por favor algo tranquilo entre amigas, un día o finde juntas; nada de strippers, disfraces, bromas de mal gusto ni pruebas. Esta amiga me respondió que la novia no tenía ni voz ni voto y que se hacía así, ellas (ella) decidían.
    Obviamente se quedó sin montar su "maravillosa" despedida ¡le faltaba la novia que salió por patas!
    Afortunadamente otro grupo de grandísimas amigas me sorprendió con un pedazo de fin de semana, sin grandes gastos, pero increíble. Desde ese momento tengo claro que la boda fue muy reveladora para mí: personas que creía cercanas me dejaron tiradísima, y con otras afianzamos nuestra amistad.

    Por cierto, que me creía la única, pero pocas despedidas habrá en armonía... a mi alrededor, ¡otras amigas han tenido mil historias por lo mismo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco muchísimo tu aportación, de veras, porque no me siento tan marciana, cuando veo que hay más que piensan como yo. Un besazo y gracias por comentar :-)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips