martes, 22 de septiembre de 2015

Postboda en El Born de Barcelona


Conozco a Penélope desde el último año de instituto, aunque entonces no reparamos la una en la otra, ni siquiera creo que habríamos imaginado que, tiempo después, seríamos amigas de verdad. Siempre cuento que fue en los años de universidad, cuando las dos cogíamos muchas veces el mismo tren, a la misma hora, y allí, entre vías y estaciones nació nuestra relación. 

Así lo expliqué, hace un poco más de una año, en la boda de mi amiga, a todos presentes. Penélope estudió Turismo en el hotel/escuela de la Universidad Autónoma de Barcelona y yo Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Comunicación. Todavía me acuerdo de aquellas tardes en las que me saltaba alguna clase (ejem, ejem) y subía hasta el hotel, que se encontraba a cinco minutos, a tomarme un café con mi amiga. Fue una época de muchas experiencias, de descubrir cosas nuevas, y lo mejor es que, aunque pasó el tiempo, ella se marchó al otro lado del charco, volvió, ya no había tren, ni universidad, a pesar de todo, seguimos compartiendo eso que llaman vida.

Penélope es muy parecida a mí, en el carácter, en los gustos, en la forma de pensar y entender algunas cosas... y por eso creo que nos llevamos tan bien. Tengo otras amigas bastante diferentes a mí y también nos llevamos muy bien y nos queremos mucho, no tiene que ver. Pero siempre es más fácil.

Penélope es una persona fácil. Y os aseguro que a estas alturas de la vida necesito gente y relaciones así, fáciles. Ella me entenderá. Las complicaciones, las niñerias, las tonterías, las inmadureces, los egoísmos... eso ya no lo quiero, eso que consentí durante tanto tiempo, eso se acabó. Ahora quiero a gente como Penélope a mi lado. Gente auténtica. 

Cuando me pidió que fuera el testigo principal de su boda me hizo tanta ilusión... me encantó firmar ese matrimonio y formar parte de ese día tan especial de esa manera. Con Penélope me río de la vida, de la gente oscura y de mí misma. Quizás no seamos las súper más mejores amigas al uso, pero ella está en esos dedos de la mano con los que cuentas a los amigos de verdad. Ella tiene uno de mis dedos. La quiero mucho.

Quiero compartir con vosotras unas preciosas fotografía que Lets Get Married le hizo a ella y a su ya marido José María. Me encanta el estilo de Nuria, me es muy familiar. Porque Nuria es fotoperiodista y eso se nota en sus fotos, esa técnica, unas fotos con realismo y sensibilidad. Y lo sé porque yo también estudié fotoperiodismo en la carrera. Aunque no lo desarrollé. Pero sé bien lo que es. Y lo veo en las fotos de Nuria.  

Estas en concreto están hechas en uno de los barrios más mágicos y emblemáticos de mi ciudad, en El Born, en Barcelona, y el suelo mojado después de llover, las callejuelas, el frío otoñal, y ese juego de luces le dan a las fotos ese aire que os intento explicar. Pero como una imagen vale más que mil palabras, os invito a verlas. Seguro que entendéis lo que quiero deciros.

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips