miércoles, 23 de septiembre de 2015

Una boda en un castillo y una novia Jesús Peiró


Recuerdo una vez, en una entrevista de trabajo, la recruter miró mi currículum y me dijo: "jo, sí que has trabajado". No supe si tomármelo a bien o a mal, pero os diré que estoy orgullosísima de mi CV, de todas y cada una de las hojas que tiene, y que yo no soy de las que pensaba en un trabajo de por vida, en el que empezara como becaria y me acabara jubilando.

Sí, he trabajado en muchas empresas y para muchas empresas, más grandes, más pequeñas, y en todas he aprendido algo. Profesionalmente (y diría personalmente también) soy el resultado de ese cúmulo de experiencias. No todas han sido buenas, ya os lo digo, algunas han sido malas malísimas, pero de todas he aprendido y de todas me he llevado algo bueno.

A Mónica la conocí en una de esas empresas, y aunque ni ella ni yo trabajamos ya juntas, sí que guardo muy buenos recuerdos de aquellos días, y muy buen recuerdo de Mónica. De hecho, continúo viéndola cuando puedo y me gusta saber que la vida le sonríe. Hoy quiero enseñaros su preciosa boda de princesa en un castillo.

Muy cerquita de Barcelona, en Cerdanyola del Vallés, hay un lugar precioso en el que celebrar una boda, el Castell de Sant Marçal. Allí se casaron mi amiga Mónica y su novio Álex. Mónica llevaba un diseño de corte sobrio de Jesús Peiró, con un impresionante cinturón y unos preciosos zapatos de Jimmy Choo.

La organización y decoración de la boda fue de las wedding planners Detallerie, que idearon una boda elegante y delicada, sin olvidar el más mínimo detalle. La ceremonia se celebró en los jardines, a los pies del castillo y, tras ella, los invitados pudieron disfrutar de un cóctel y cena que corrió a cargo de Jubany. Las fotos son de Díez&Bordons.

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips