jueves, 1 de octubre de 2015

Escapada romántica con Pierre & Vacances


Mi marido es periodista deportivo en una emisora de radio nacional, con lo que su trabajo no entiende mucho de horarios ni calendarios. Es decir, no trabaja de 9h. a 18h. de lunes a viernes en una oficina. Muchas veces ni yo misma sé cuando se va ni cuando va a volver, ni dónde está. También es cierto que yo no soy muy amante de "las pelotas", fútbol principalmente, y no sé cuando hay partido, cuando no lo hay...

Y luego mi trabajo desde hace unos años no se ciñe tampoco a un horario concreto. Mi madre me dice: "hija, siempre estás trabajando" y lo cierto es que como me gusta mucho lo que hago, no me doy cuenta de que existe un mundo más allá del portátil y que yo solía tener una rica vida social. Y que la tengo, pero a veces me he pasado el fin de semana sin quitarme el pijama en casa trabajando, sin darme cuenta, y ha llegado el domingo por la noche con mi cara de: ¿pero cómo? ¿qué mañana ya es lunes otra vez? Que mi marido trabaje los findes retransmitiendo partidos ayuda a que eso pase. De hecho ahora mismo son las 21.24h. y yo estoy trabajando y mi marido aún no ha llegado :-)

Por eso, nos propusimos hace algún tiempo encontrar días durante el año para nosotros, para desconectar, para pasear, comer algo rico que nos apetezca, disfrutar del mar, conocer otras ciudades y para tener tiempo de pareja (os aseguro que con este plan de vida que tenemos es un poco complicado a veces).

Hoy os quiero hablar de un lugar perfecto para una escapada romántica. En plena Costa Dorada, en Bonmont (Tarragona) se encuentra el Village Club Bonavista, un paraíso del relax y la desconexión. Es una auténtica mini ciudad, a 7km de la playa (Miami Platja), donde pasar una estancia como en casa pero con piscinas, camas de agua, jacuzzi, solarium, actividades recreativas y deportivas diurnas y nocturnas para niños y adultos, golf... Para los y las que tenéis niños, es una opción ideal.

Su oferta se basa en apartamentos totalmente equipados, con aire acondicionado, de 1 o 2 dormitorios con capacidad para 4/5 y 6/7 personas. Con un comedor con cocina integrada con todo tipo de utensilios para cocinar: vitro, microondas, sartenes, platos, copas, vasos, sartenes..,; y también para limpiar: lavavajillas, escobas, balletas, gel lavaplatos... y también nevera, con lo que podemos llevarnos nuestra propia comida y cocinar tranquilamente. Nosotros compramos en el pueblo (aunque tienen un mini market) ingredientes para preparar una cenita especial y un vinito blanco bien frío y cenamos en la habitación, tan ricamente, era lo que más nos apetecía, viendo la tv con un montón de canales nacionales e internacionales. No hay lavadora pero sí una lavandería en la que, si vais a pasar muchos días, podéis lavar la ropa.

La habitación tenía una cama comodísima y me gustó que estaba bastante alejada del comedor, con lo que si vais en grupo o con niños y quieren irse a dormir, no les molestraá que alguien se quede más rato en el comedor hablando o viendo la tele. El baño tiene una enorme bañera en la que os confieso que me sumergí durante una hora con una copa de vino. Cuánto lo necesitaba.

Y para acabar, los apartamentos tienen terrazo, o jardín los de la planta baja, con unas vistas increíbles. Nuestro apartamento estaba justo delante de la piscina y además, ese fin de semana hizo un tiempo maravilloso, un solazo y un calor los dos días que estuvimos allí, así que disfrutamos todo lo que pudimos del sol y los baños en la piscina. Una parte de estas eran climatizadas, con jacuzzi, con el agua calentita y burbujas, y también habían camas de piedra dentro del agua con chorros. Vamos, una delicia. Además el recinto está lleno de vegetación, palmeras, la montaña... y recuerdo que estando metidos en la piscina de burbujas le dije a mi marido: "si me dices que estamos en L.A. me lo creo", veréis en alguna de las fotos que sólo faltan en la montaña las letras de Hollywood :-)

El domingo al mediodía, después de nuestra sesión de sol y agua decidimos ir a comer a la playa, teníamos mono de paella así que nos acercamos a Miami Platja y allí disfrutamos de un arroz marinero buenisísimo en la terraza del restaurante El Vaixell con vistas a la playa. Una maravilla. A las 19h. mi marido tenía que estar en Barcelona para trabajar así que como en el cuento de La Cenicienta se acabó la magia, pero os aseguro que pasamos un fin de semana genial.

Como os decía, hacen un montón de actividades lúdicas y deportivas para mayores y niños: clases de zumba, aquagym, petanca, fitness, baloncesto, club infantil, billar, un escenario con actuaciones nocturnas,.. y si sois amantes de la bici, es un lugar indicadísimo para hacer rutas, porque además ellos son bikefriendly y vuestra bici es bienvenida. Como también lo son las mascotas, porque son petfriendly, aceptan peluditos y ya sabéis lo importante que eso es para mí. En esta ocasión no llevamos a Kira, en un principio era la idea pero luego decidimos dejarla con mi madre, a la que le encanta pasar tiempo con ella. Pero sin duda volveremos y la próxima vez la llevaremos con nosotros.  

Y para terminar, deciros que la relación calidad precio es buenísima. Mi marido y yo salimos pensando que el próximo verano vamos a pasar una semana, allí o en cualquiera de sus complejos repartido por España y Francia y que podéis ver aquí. Si os gusta el esquí, no os perdáis sus opciones para disfrutar de la nieve. Además, en la web encontraréis muchas ofertas de última hora para ahorraros un dinerito, que siempre va bien. 

Y como siempre os digo que una imagen es mejor para entender lo que os cuento, aquí os dejo unas fotos para que veáis que es cierto lo que os he explicado. Gracias Pierre & Vacance.

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips