lunes, 26 de octubre de 2015

Escapada romántica de aniversario al Hotel Dolce Sitges


¿Os he hablado alguna vez de mi pavor al veloz paso del tiempo? Increíble que ya hayan pasado 4 años desde nuestra boda. Y bueno, ya ni recuerdo aquel tiempo que estaba sin mi marido. 14 años juntos... No soy consciente de ello, nada consciente. No me da la sensación de que haya pasado tanto tiempo, porque aunque Gardel cantara que "20 años no es nada...", sí son, sí. En fin, que al final mi conclusión siempre es la misma; más vale que hayan pasado los años que no haber tenido la oportunidad de que pasaran.

También os he contado varias veces que los horarios de mi marido y los míos y nuestras profesiones son un poco caóticos, además de ocuparnos de nuestra casa, de las compras, de las clases, de vida las social, dormir (muy importante para mí)... y muchas veces resulta complicado tener ratitos para nosotros, Por este motivo cada vez más intentamos rascar y buscar esos días nuestros, para disfrutar de nosotros sin pensar en teléfonos, en partidos de fútbol, en clientes... Así que celebrar nuestro cuarto aniversario de boda era la excusa perfecta para pasar todas la horas posibles juntos.

Y pudimos hacerlo en un lugar fantástico, lleno de detalles, comodidades y atenciones, un lugar perfecto para una escapada romántica en pareja, el Dolce Sitges, un hotel cinco estrellas lujo situado en una localidad costera y preciosa a 45 minutos de Barcelona, en Sitges. Si no conocéis este maravillosos pueblo os recomiendo muchísimo una visita, si puede ser con buen tiempo, para aprovechar su playa y sus terrazas en las que comer riquísimas especialidades de la provincia.

Su centro es maravilloso, me encanta perderme por esas callecitas, llenas de tiendecitas súper recomendables para un buen shopping (y abiertas todos los días del año) y luego, hacer unas tapitas y un vinito frío o un buen café en sus restaurantes con encanto. Además, ese fin de semana Sitges estaba a tope de ocupación y de gente, porque tenía lugar uno de los acontecimientos más importantes que acoge, el Festival de Cine Fantástico. El pueblo se implica tanto que todas las tiendas, bares, cafeterías tienen precios y menús especiales y están decoradas con calaveras, zombies, brujas... chulísimo, os lo aseguro.

Llegamos al hotel y ya desde que cruzamos las puertas nos sentimos mimados y cuidados por todo el personal. Las habitaciones son muy cómodas, con todo el confort que puedas necesitar para tener una estancia de desconexión, relajada y muy agradable. Cuentan con camas extra grandes, zona de escritorio, una enorme televisión plana con canales nacionales e internacionales, cafetera, bañera y ducha con chorros de masaje, cuidados amenities... y una terraza con vistas impresionantes.

Algo a lo que últimamente le doy mucha importancia es a los detalles. Y en eso el Dolce Sitges se lleva la palma. Cuando llegamos a la habitación nos encontramos un detalle precioso, un maletín de Balenciaga para el portátil. En otra de las veces que salimos y colvimos a entrar nos habían preparado una mesa con unas copitas de vino dulce Malvasia, unos deliciosos dulces y chocolates, una guía de Sitges, unas postales y un cargador de móvil para el coche. Y en otra de las veces que volvimos nos encontramos la cama abierta con chocolatinas. Impresionante.

Pudimos conocer el hotel enterito gracias a su event manager que nos enseñó y explicó todos los rincones. Podréis ver muchos de ellos en las fotos que os enseño, que son muchísimas y podían haber sido el triple, pero así podréis ver todos esos detalles de los que os hablo.

Recorrimos el hotel deteniéndonos en cada estancia. Visitamos algunas suites que son un sueño, en las que se quedan los novios que se casan allí, ya que el hotel los obsequia con la noche de bodas. No os perdáis esos baños, con esas súper bañeras en las que el hotel, bajo petición, prepara baños románticos con velas, aromas, pétalos... y también ofrecen la posibilidad de preparar cenas en la terraza, para pedidas de mano, por ejemplo. Lo dicho, un sueño. Pude también conocer las opciones del hotel para acoger una boda y os confieso que me sorprendí mucho. Cuenta con espacios preciosos, como un jardín con vistas y, por un presupuesto bastante accesible, se puede celebrar una boda mágica allí. Altamente recomendable.

El hotel cuenta con 4 zonas de piscina rodeadas de palmeras y con espacio chill out. La verdad es que Sitges tiene como un microclima casi todo el año y hace bastante buen tiempo, pero ese fin de semana, pese a haber cambiado ya en todo el país el tiempo, hizo un solazo espectacular, así que la piscina estaba bastante concurrida.    

El hotel también cuenta con un gimnasio y un relajante spa, con zona de aguas con vistas y con cabinas de masaje, en las que mi marido y yo pudimos disfrutar de un masaje relajante en pareja que fue mano de santo antes de ir a la zona de aguas. Salimos flotando, no os digo más.

Y por supuesto, su gastronomía está totalmente a la altura del lugar. El Dolce Sitges cuenta con varios bares y restaurantes, algunos con terraza y vistas preciosas, y hasta una tienda gourmet tipo deli neoyorkino en la que tomar una café o comer algo.

Cenamos una noche en el restaurante Esmarris y todavía estamos alucinando con la calidad y el servicio. Un delicioso menú de cinco platos con maridaje de vinos y cavas de los que el maitre nos iba dando todo tipo de explicaciones. Esa noche tuvimos una cena de aniversario perfecta degustando: ensalada de remolacha asada con gnocchi de Idiazábal, ligera tierra de setas y crujiente de cerdo ibérico; consomé de calamar con tirabeque, espárrago verde, langostino y dim-sum de salmón; navaja con coco, jengibre, cilantro y lima; fricandó de ternera con setas de temporada y patata inflada; almendrado de cacao cubano al 70 % con vainilla Bourbon. Riquísimo todo.

Los desayunos no se quedan atrás, servidos en el restaurante La Verema, con un buffet súper completo y delicioso. Cómo disfrutamos de un desayuno largo y relajado de domingo, sin prisas, sin nada más que preocuparnos por el tipo de zumo y panecillo que íbamos a tomar. Y después del desayuno pasamos el resto del día en Sitges, paseando por sus calles, tapeando, haciendo alguna que otra comprita, cogiéndonos de la mano... Sin duda, fue un finde increíble, de detalles, de mimos, de atenciones y de love :-)

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips