lunes, 21 de diciembre de 2015

All I Want For Xmas Is You... y alguna otra cosa


A veces, me gustaría tener una barita mágica, tocar a la gente con ella y quitarles todas sus tristezas y sus preocupaciones. Hace unos años, cuando en los trayectos de metro, autobús o tren no iba trabajando como hago ahora, fantaseaba a menudo con que encontraba la lámpara de Aladino y me rompía la cabeza pensando en qué tres deseos le iba a pedir al genio.

Mi gran preocupación era cómo aprovechar al máximo esos tres deseos, para que me cundieran lo máximo posible. Por ejemplo, pensaba en que uno de mis deseos sería que se cumplieran todos lo deseos de la gente buena y de buen corazón. Así con un solo deseo podría hacer muchas cosas y llegar a mucha gente. Otro deseo, por ejemplo, sería que desapareciera toda la gente mala y que hace daño. Y también, uno de los deseos quería utilizarlo para mí. Al genio le pediría que me devolviera a mi padre, que es lo que más podría desear. Pero entonces pensaba que mejor le iba a pedir que todos aquellos que habían perdido a alguien querido, lo tuvieran de vuelta. Aunque por un momento me preguntaba si no iba yo a causar un cataclismo mundial... y entonces recapacitaba y decía, "bueno, pues si no es para siempre, que vuelvan por 24 horas". Volver a tener un día entero a mi padre sería como mil deseos juntos cumplidos.

Y así se pasaban las paradas y las estaciones. Os confieso que aún le sigo dando vueltas, porque como llegue ese día, como llegue ese momento en el que me tope con la lámpara mágica, la frote y salga el genio, ese día quiero estar bien preparada. Ya lo sé. Creéis que me falta un tornillo, ¿verdad?

Últimamente estoy algo triste. Y no por mí en particular, sino porque veo que hay mucha gente a mi alrededor que no es feliz. Ya sabéis que la vida me ha enseñado a ser positiva y a enfrentarme a ella como una guerrera y con una gran sonrisa. Pues va a ser que no; va a ser que hay gente que siente mucha tristeza y mucho dolor, cada uno en su nivel y circunstancias. Y no puedes ir tu a decirles que tienen salud y que hay que seguir adelante y bla, bla, bla. Yo sería la primera en hacerlo, dicho sea. Pero no es tan fácil. Y me he dado cuenta estos días. No hacen falta motivos gravísimos y trascendentales. Hay cosas, situaciones, situaciones repetidas... que duelen mucho y hacen llorar y apagan el alma. Y ya podemos venir con que qué bonita es la Navidad y qué bonita es la vida. Que para algunas personas la Navidad es una mierda y la vida también.

No estoy hablando de sumirnos todos en una ola de oscuridad. Por supuesto que no. Hay una frase de Batman Begins que me encanta: "la noche es más oscura justo antes del amanecer. Y os diré una cosa. Está a punto de amanecer". Y de El Exótico Hotel Marigold aprendí que "al final todo sale bien; y si no, es que todavía no es el final". Por experiencia sé que, un día, todo cambia y se encauza. A veces es de la noche a la mañana. Otras es poquito a poquito, un día, otro día, otro más... Pero hasta entonces, en ese proceso, podemos hacer muchas cosas, bien sencillas y que no nos suponen ningún esfuerzo. Estoy hablando de empatía, de cariño, de cuidar las palabras que decimos, de hacer cosas altruistas sin pedir ni esperar nada a cambio. ¿Sabéis que podemos cambiar el estado de ánimo de alguien sólo con una sonrisa y un "buenos días"?

Estos días también me he dado cuenta de que algunas personas son muy egoístas y tiene muy poco tacto. Y otras, no son capaces para nada de ponerse en el lugar del otro. Alguien no es el Grinch porque no quiera poner luces ni un árbol de Navidad. Hay personas que no es que no se alegren de la felicidad de los demás. Es que hay personas que sienten que les han arrancado un trozo del corazón y eso es complicado de disimular. Hay que entenderlo. Me enfada mucho ver fotografías en las redes sociales de cuando alguien estuvo en el lugar donde se acaba de producir un atentado con frases de "Yo soy París", "Yo soy Perico de los Palotes" y luego no somos capaces de extender una manita, de regalar un cumplido, de entender al que tenemos al lado. Si no hace falta irse muy lejos. Hay millones de personas pasando calamidades en todo el mundo. Pero también hay mucha gente pasándolo mal, a su manera, en la puerta de al lado, en el pupitre de al lado, en la mesa de al lado. Y os aseguro que, no tendremos esa barita mágica de la que os hablaba al principio, pero con un simple gesto, una simple acción, una simple palabra, una simple callada a tiempo... con eso podemos hacer mucho.

Os lo digo porque lo sé, y porque lo vivo cada día, porque mi bicho peludito mimoso me lo enseña una y otra vez. Ella me hace feliz con una simple levantada de orejitas, con un lametoncito, con unos ojos que me miran con amor sincero, con un rabito que se mueve, con una patita que me pone encima cuando ve que estoy llorando. Y no me habla pero me lo dice todo. Y encima, no me pide nada a cambio. No entiendo cuando a alguien se le dice que es un animal como algo malísimo, como algo negativo. Mi animal es lo más bueno y desinteresado del mundo. Una vez más, ella es todo lo que quiero por Navidad. Ella y otra cosa. Esta Navidad me pido que todos seamos un poco más tolerantes, que entendamos que la vida de cada uno es la de cada uno; que hagamos el esfuerzo que esté en nuestra mano para ayudar a alguien desinteresadamente, sin esperar y menos exigir nada a cambio. Esta Navidad me pido que cuando veamos a alguien en el ascensor, le regalemos una sonrisa y un "parece que va a llover". Esta Navidad me pido la lámpara de Aladino.

Gracias Gala 274 Km por regalarme estos momentos con mi bebé peludito y mi amor con este escenario maravilloso de El Secreto de Julieta. Eres única captando sentimientos y nos encanta ir a tu estudio a jugar y a querernos. Te llevaremos siempre todos los bocatas que haga falta :-) Y gracias Rental Mode por vestirme de pequeña ayudante de Santa para la ocasión :-)

Feliz Reflexión. Feliz Navidad.

Image and video hosting by TinyPic

3 comentarios:

  1. Me emocionaste Sonia, siempre consigues hacerlo !!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me has emocionado con este post tan bonito, tan sincero y tan verdadero! Gracias por rescatar a una fotógrafa ambrienta y por vuestra visita navideña una vez más :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips