martes, 26 de enero de 2016

NH Collection Palacio de Burgos


Cuando busco un hotel siempre intento que sea lo más confortable posible; es decir, que me sienta como en mi casa, sin estarlo. Desde hace unos años en los que trabajo en cualquier parte, en aviones, autobuses, coches y por supuesto, también hoteles, siempre busco aquellos lugares que me proporcionen un confort para mí y me hagan fácil la realización de mi trabajo.

Por ejemplo, cuando busco un hotel siempre marco la casilla de búsqueda de wifi. Para mí, que mi trabajo depende de estar conectada, es muy importante. Esta filosofía es la base del hotel NH Collection Palacio de Burgos, que pude conocer y alojarme hace unos meses. Tanto externa como internamente el hotel es una maravilla y una joya cultural. A los pies del río Arlanzón, se encuentra este antiguo monasterio de arquitectura gótica del siglo XVI al que ahora da vida un espléndido 4 estrellas.

En su interior encontramos un magnífico claustro de estilo gótico tardío respetado durante la habilitación del edificio en hotel. Cuenta con 110 habitaciones, 9 salas de conferencias con las últimas prestaciones y capacidad para 1000 personas, un área de bienestar y el restaurante Rincón de la Merced. Todos estos espacios están dotados de una perfecta combinación de diseño moderno y decoración tradicional para ofrecer un ambiente distinguido y acogedor. Pero uno de los espacios que más me impresionó fue la zona de banquetes, rodeada de columnas y arcadas góticas, bajo una impresionante cúpula de cristal.

A colación con lo que os decía anteriormente de lo que busco yo al alojarme en un hotel, me encantó recorrer este lugar junto a sus máximos responsables y ver sus habitaciones, luminosas, espaciosas y con esos detalles de los que os hablaba. Una de las directoras me explicaba esto mismo, que su máxima preocupación es que los clientes se sientan como es su casa, aunque estén a kilómetros de distancia. Según ella, a lo que los clientes dan más importancia en un hotel es la cama y os aseguro que las camas del NH Collection Palacio de Burgos son espectaculares, con una estructura de dosel y un colchón maravilloso diseñado en exclusiva para el hotel que, literalmente, te atrapa y te hace sentir como si estuvieras en un algodón.

Otro detalle que para mí es esencial, es el secador de baño. Llevarse el secador a cuesta cuando viajas es un rollo. Más aun cuando llevas mini maleta. Y cuando tienes una melena tan larga como la mía, esos secadores de mano enanos que parecen un cepillo de dientes a mi no sirven de nada. Necesito cuatro de esos a la vez para secar mi pelo. Y en verano, todavía, pero en invierno no puedo no secarme el pelo si quiero seguir viviendo :-) Ni os digo lo feliz que fui al encontrarme en el baño un secador profesional de 1800 w. Casi lloro. Os parecerá una exageración, pero para mí es muy importante. Más detalles: un televisor de LED enorme (algo que suelen agradecer mucho los hombres), una ducha tipo lluvia y una cafetera Nespresso.

Y por si fuera poco, el hotel se encuentra en pleno centro de Burgos, a escasos metros de esa maravilla arquitectónica que es su Catedral; incluso desde la ventana de alguna de las habitaciones se pueden ver las torres. Ideal para alojarse durante un viaje de negocios o una escapada romántica. También tengo que destacar que su personal es súper amable y muy acogedor. Sin duda, para mí este hotel está en mi lista top y os lo recomiendo.

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips