miércoles, 7 de septiembre de 2016

30 tips para viajar y ver Cuba


Desde mi viaje a Cuba hace unos meses he recibido muchos emails y mensajes a través de mis redes sociales preguntándome por el mismo. Sobre todo había dos temas que se repetían en todas las consultas: el coste y la seguridad. Así que para no responder uno a uno, os voy a contar cómo fue nuestro viaje a Cuba, lo que necesitáis saber para viajar allí, mis consejos, mis experiencias y los lugares que no os podéis perder, para todos los que estéis pensando visitar Cuba, y también para todos los novios que barajéis Cuba como destina de luna de miel.

Lo cierto es que este verano me he pasado los días viendo en Instagram fotos de Cuba y de Tailandia. Creo que la mitad de gente a la que sigo en esta red social estaba en uno de los dos lugares de vacaciones. También, desde que volví, y para mi sorpresa, me he encontrado con gente que ha estado en Cuba y me ha dicho que no le ha gustado y no volvería nunca jamás. Yo pienso que hay personas que no deberían viajar sin saber a dónde van, porque es una lástima cruzarse medio mundo para no saber apreciar lo que se tiene delante. Cuba es maravillosa, pero obviamente no es un turismo cómodo. Y luego lo vais a entender. Cuba no es Nueva York. Si no estáis dispuestos a aceptar eso, no vayáis; iros a otro lugar; el mundo es muy grande. Y para los que sí estéis dispuestos a abrir la mente y los ojos, aquí van mis 30 consejos para viajar a Cuba.

1. Mi marido yo hace mucho tiempo que deseábamos visitar Cuba, sobre todo antes de que entren los americanos y la conviertan en Miami II. Nunca lo hicimos antes porque se nos iba de presupuesto. Pero este año encontramos gracias a Logitravel una oferta buenísima y no lo dudamos.

2. Pasamos 3 días en La Habana, uno en Cienfuegos, uno en Trinidad, uno en Santa Clara y tres en las paradisíacas aguas de Cayo Santa María. Os aconsejo que, si podéis, no os quedéis sólo en La Habana.

3. Para viajar a Cuba necesitáis un visado que podéis gestionar en la embajada de Cuba de vuestra ciudad. Si viajáis con un viaje organizado de agencia seguramente ellos os lo tramitarán. Deberéis presentarlo a la entrada del país. Nosotros pensábamos que al salir (como hicimos en República Dominicana o México) también teníamos que pagar pero desde el año pasado la tasa de salida ya se incluye en el billete de avión.

4. El vuelo a Cuba son unas 9 horas. Nosotros salimos de Barcelona hasta París con Air France y allí cogimos un avión con destino La Habana, también con la compañía francesa. Si sois de las que no os gusta mucho subiros al avión, no dejéis de leer mi post sobre cómo superar el miedo a volar. La verdad es que no lo pasé demasiado mal, y eso que eran dos vuelos, un poco al despegar en ambos y algunas turbulencias fuertes en la ida.

5. En Cuba se utilizan básicamente de forma corriente dos tipos de monedas: El cup o peso cubano, que es la moneda de los locales, o el cuc o peso cubano convertible, que es la moneda que utilizamos los turistas, También aceptan en algunos lugares dólares o euros pero el cambio os lo devolverán en pesos convertibles. Más o menos un euro equivale a algo más de un cuc, es decir, dependiendo del día y de dónde cambiéis por 1 euro os darán 1,09 cucs, 1,12, 1,17... Nosotros cambiamos euros directamente allí. Podéis hacerlo en los hoteles, en los bancos, o en las casas de cambio del gobierno. Mi consejo es que vayáis cambiando según lo que necesitéis. También os digo que nosotros pensábamos que se podría pagar con visa en restaurantes, bares, etc. y no es así. No en todos aceptan visa. Tenedlo en cuenta. Para cambiar, ya sabéis, como en cualquier lugar (válido) os pedirán el pasaporte.

6. En Cuba hace muuuuuuuucho calor. Creo que nunca había pasado tanto. Igual en Egipto, pero ni en República Dominicana ni en Riviera Maya he pasado tanto calor como en Cuba. Realmente ir guapa y arreglada es imposible. Por eso lo que os decía de un turismo cómodo. No lo es. Estaréis todo el día sudando y con el pelo hecho un desastre por la humedad. Hacedme caso y no carguéis con las planchas del pelo y todo el maletín de maquillaje. Mi peinado favorito, lo habréis visto en las fotos que compartí en Instagram, era el moño alto y las trenzas y nada de make up. A mi desde luego no me importó. Os soy sincera y os diré que me costaría vivir así todos los días, pero no por esto me perdería un país tan alucinante como Cuba. En los Cayos el sol es mucho más matador. A mi me salió una reacción en la piel, y eso que me pasaba la mayor parte del tiempo bajo la palmera. Así que muuuucha y muy alta protección y mucho after sun.

7. Cuba es el tercer país con el índice de criminalidad más bajo de América Latina y Caribe por detrás de Antigua y Barbuda y Chile. Mi impresión, y esto va para las que me lo habéis preguntado tanto, es que he sentido más miedo en según qué barrio de París a las nueve de la noche. Cuba no es peligrosa ni tampoco los cubanos, Al contrario. Lo que a mi marido y a mi nos llamó la atención es que en algunos momentos, sobre todo en La Habana, algún local se nos acercaba y nos avasallaba a preguntas sobre la política en España, el trabajo... aluciné cuando alguno nos preguntaba por Pablo Iglesias y por cómo estaba el independentismo en Cataluña. La primera vez pensé: "bueno, que ya lo vamos a tener pegado todo el día", porque íbamos caminando y caminaba con nosotros. Pero llegaba un momento que nos decía "bueno amigos, yo ya me quedo aquí, que tengan un buen día". Cuba ha sido hasta hace muy poco un país sometido a un bloqueo total. Y aunque ahora con Raúl Castro algo de información llega, esta debía ser la manera en la que los cubanos se enteraban de lo que pasaba más allá de las fronteras de la isla, interrogando a los turistas. Sed amables. Ellos lo son.

8. Cuba es un país pobre. Siglos atrás fue otra cosa, pero ya conocemos todos la historia. Pasear por La Habana Vieja es tener la sensación de estar en el siglo pasado. Pero aún así es encantador. La isla no cuenta con muchos recursos naturales. Las calles levantadas, los edificios que se caen, los coches de hace años... pero aún con todo, a nosotros nos enamoró. Los cubanos son felices. Seguramente, sobre todo si os adentráis en el centro de la isla, se os acercarán a pediros lápices, ropa, los amenities del hotel, maquillaje... Sé que esto hay gente a la que le agobia. No vayáis, porque no vais a ver más allá, y es una pena.

9. Tened paciencia. Los cubanos son amables y serviciales pero lentos. Nada de prisas. Nosotros nos sentábamos a comer y ya sabíamos que no saldríamos en 3 horas, Es como el anuncio, "me ta estresaaaaaaaaaando". Creo que es, de todo el Caribe que he visitado, donde más lo he notado. Pues no pasa nada. Keep Calm.

10. Los hoteles en Cuba no siguen la calificación que en el resto del mundo. Un hotel de 4 estrellas de allí es un dos estrellas de aquí. La mayoría están muy viejitos y se caen a trozos. Tenedlo en cuenta y asumidlo con la mente abierta. Nosotros estuvimos genial en todos, nada de lujos, pero al final yo con tener una camita, aire acondicionado (allí imprescindible), un baño para mí y que esté limpio me conformo.

11. Nosotros nos alojamos en plena Habana Vieja, muy cerca del famoso Floridita y de la concurrida C/ Obispo. La Habana hay que vivirla y patearla. Mi marido es poco amante de coger transporte y en todos nuestros viajes me hace caminar un montón, que así acabo en cuanto vuelvo al hotel, rendida en la cama en cero coma. La ciudad está dividida en sectores. Los más conocidos son La Habana Vieja (donde se encuentra el centro histórico de la ciudad), Centro Habana, Miramar (una zona residencial donde se encuentran embajadas y la 5º Avenida) y Vedado (última zona construida antes del triunfo de la Revolución).

12. Os recomiendo pasear por la calle Obispo donde bulle la vida diaria en La Habana. Calle O´Really, donde se encuentra el Hotel Ambos Mundos, donde vivió Hemingway y el monumento a la antigua universidad de La Habana. En este barrio también encontraréis la Catedral de La Habana. 

13. A su izquierda, mirando frente a la Catedral se encuentra la calle Empedrado, donde está la famosa Bodeguita del Medio, donde Hemingway se tomaba sus mojitos, los mejores de Cuba, según dicen. Lo cierto es que a mí no me gustaron nada. Mi marido y yo paramos de camino a tomarnos uno y fue bastante decepcionante. Muy aguados, sin casi sabor y caros. Pero sí que os recomiendo un vistazo al lugar, lleno de fotos, firmas y con música cubana de la buena en directo. Esto os pasará en casi todos los bares y por la calle. Si os gusta la música cubana, El Son, disfrutaréis muchísimo. Dejad una propina a los músicos siempre.

14. También en la Plaza de la Catedral encontraréis bastantes sitios para tomar un refrigerio y seguir caminando hacia, por ejemplo, la Plaza de Armas, donde se encuentra el Palacio de los Generales y dentro de él un famoso monumento de Cristóbal Colón, además del Trono Real Español que aún se conserva. Cerca de la Plaza de la Catedral ponen un mercadillo artesanal, en el que podréis adquirir recuerditos. También podéis acercaros hasta La Casa del Agua, situada a la derecha de la Plaza de Armas.

15. Desde la Plaza, acercaros al Hostal Valencia, por si os apetece tomar un bocata típico en un patio colonial con buena música en directo (como en casi todas las partes). También os recomiendo tomar una cervecita bien fría (en Cuba tenéis dos, Cristal, más suave, y Bucanero, más fuerte pero para mí suave también) en El Café París. Y en la zona tampoco dejéis de ver La Panadería San José y La Farmacia que hay en las calles cercanas que van desde la Plaza de la Catedral a la Plaza de Armas.

16, Obligada visita es el Floridita, donde se toman los mejores daiquiris y que también frecuentaba Hemingway (hay una estatua de él dentro donde todo el mundo se toma fotos). Además que se conserva como en los años 50. Aquí ya es otra cosa, y los daiquiris frozen están buenísimos. Mi marido y yo nos tomamos unos cuantos durante los 3 días que pasamos en La Habana; lo teníamos al lado del hotel y era parada fija al salir y al volver. El local es una chulada, con música cubana en directo y con los daiquiris os servirán un plato de plátano frito, muy típico en Cuba y muy rico.

17. En la esquina del Floridita está el restaurante La Zaragozana, bueno para ver y comer; y frente a él está el Parque Central que os llevará directamente al Museo de Ciencias Naturales, que habréis visto en múltiples fotos de Cuba y que llama la atención porque es una réplica exacta del Capitolio de Washington. Ahora está en obras y no se permite la entrada pero me han dicho que vale la pena visitarlo. También al lado del Floridita hay un restaurante buenísimo y muy bien de precio que se llama La Piña de Plata y que os recomiendo.

18. En el Parque Central hay holetes de corte colonial como el Hotel Plaza, el Inglaterra y el gran teatro Lope de Vega. Desde ahí caminando dirección al mar, es decir hacía el Paseo de Zulueta donde se encuentra la Embajada Española verás que también se llama Paseo del Prado y tiene una copia de los leones del Congreso a ambos lados del paseo.

19. También en La Habana Vieja está el Palacio de la Revolución, donde vivía Batista, fácil de reconocer porque hay un tanque soviético en la puerta, que es con el que Fidel Castro luchó contra la invasión de Bahía de Cochinos. También podéis visitar allí el museo de la Revolución.

20. Acercaros a la Plaza de la Revolución, donde se encuentra la Biblioteca Nacional, lugar inconfundible porque tiene la cara del Che en hierro forjado, con su frase mundialmente conocida "Hasta La Victoria Siempre", ocupando todo el edificio; además ahora le acompaña la de Camilo Cienfuegos. Por la noche, debajo de la Biblioteca, está el Café Cantante, un buen sitio para escuchar música en directo y tomar una copa.

21. Imprescindible un buen paseo por el Malecón, con la imagen del Hotel Nacional, en el barrio de Vedado, coronando el montículo. Nosotros nos tomamos unos daiquiris y mojitos en sus jardines mirando al Malecón. Muy recomendable. En este barrio está la famosa calle Rampa, pulmón moderno de la ciudad y calle L. Allí cerca se encuentra la famosa Heladería Coppelia (de la película Fresa y Chocolate). Nosotros paramos a tomarnos un helado. Veréis una cola enorme de locales pero nosotros pasamos y subimos unas escaleras y en un localito pequeño nos tomamos un rico helado. El sitio es enorme.

22. Frente al Hotel Nacional hay uno de los mejores restaurantes de Cuba, El Monsieur, más conocido allí como El Monseñor; tiene una cocina espléndida, como el filete de pargo relleno o el bistec uruguayo, y todo esto amenizado con las notas de un pianista, siguiendo el estilo años 50 que decora el restaurante como en la época de Al Capone. Os lo recomiendo.

23. Bajad hasta el famoso Morro de La Habana, que se encuentra cruzando el túnel de la Bahía de la Habana. Allí, a las 21 horas cada noche escenifican el cañonazo de las nueve, que es cuando la ciudad bajo dominio español se cerraba para evitar los ataques de los corsarios. El Morro es conocido como El Fuerte de Los Tres Reyes Magos. Aquí tenéis un buen restaurante para cenar. Veréis que en la bahia hay un cristo muy grande que recuerda, salvando las distancias, al famoso Corcovado de Río de Janeiro.

24. En el barrio de Miramar, no dejéis de pasear por la 5ª Avenida, que recorre todo el barrio. Empieza después de pasar el túnel que la une al Malecón y allí están casi todas las embajadas y edificios corporativos de empresas extranjeras, así como residencias y edficios y centros de negocios. Os gustará ver como la embajada Rusa rompe completamente con la estética fina del barrio.
Para comer, tenéis dos de los más exclusivos locales de La Habana, La Cecilia y La Maison. Y siguiendo todo Miramar, llegaréis hasta La Marina Hemingway, con restaurantes y discotecas.

25. Los paladares son una muy buena opción para comer auténtica comida casera Cubana. Se trata de casas particulares cubanas en las que se sirven comidas. Os recomiendo San Cristóbal Paladar, Atelier, Paladar Vistamar, La Guarida, Los Mercaderes, Café Laurent o La Carboncita.

26. Para desplazaros por La Habana, si os veis con valor, lo mejor es andar y andar, pese al calor. Equiparos bien, fresquitos, y parad a hidrataros a menudo. Hay autobuses pero son lentos y están más bien pensados para los locales. Nosotros quisimos coger alguno para tener esa experiencia pero al final se nos acabó el tiempo y no lo hicimos. El billete es casi gratis. Lo que sí os recomiendo es subiros a un taxi, casi todos son coches antiguos, de los que tenéis en la mente. Es una experiencia y os podréis hacer fotos en un coche pintoresco. Mirad que sean oficiales y pactad un precio con el conductor. Son baratos. También están los cocotaxis (tipo triciclo a motor) y las bicitaxis. Os recomiendo probarlos todos.

27. Si podéis y os apetece, antes de ir a la playa os recomiendo visitar algunas de las otras ciudades de Cuba. Nosotros pasamos por Cienfuegos, donde hicimos un pequeño crucero de tare a bordo de un barco por su hermosísima bahía. Incluso pudimos ver delfines, Es una ciudad afrancesada, con su boulevard, su Malecón (como en La Habana) y hermosos palacios como el Palacio de Valle. Conocida como Cienfuegos porque desde el mar, decían que por las noches la bahía parecía que estuviera llena de pequeños fuegos. Tiene una playa que es Rancho Luna, donde nos alojamos, con un restaurante en la misma playa para deleitaros con unos camarones enchilados al lado del Mar Caribe y unas puestas de sol alucinantes.

28. Trinidad es la ciudad colonial por excelencia, con su Iglesia de la Santísima Trinidad, que representa a la ciudad. No dejéis de pasar por La Casa de la Trova para refrescaros y oír buena música. También encontraréis un mercadillo artesanal (os recomiendo adquirir recuerdos en las ciudades porque son mucho más baratos que en La Habana o en Los Cayos) e infinidad de paladares donde degustar por muy poco una buena langosta grillé o una rica enchilada. En Trinidad está Playa Ancón, preciosa y larga playa de arena blanca en el mismo mar Caribe, y con el Hotel Ancón, donde nos alojamos, en la misma playa.

29. Santa Clara, la ciudad que acoge el mausoleo de El Che. Muy recomendable visitarlo si os gusta la historia, porque también podréis visitar el museo y ver muchos de los enseres del Comandante Ernesto Che Guevara. Para comer, el restaurante La Conchita, es bastante barato y dispones de varios platos.

30. Cuba tiene playas paradisíacas. Nosotros escogimos Cayo Santa María. Fuimos en autocar (fresquitos) desde La Habana. Son unas 4/5 horas. Pertenece a los Cayos de la Cayería Norte de Cuba, que están unidos a tierra a través del llamado pedraplén, una carretera que va por encima del mar, en la provincia de Villa Clara, muy cerquita de la capital de la provincia Santa Clara. He oído decir a alguien que no fueron a los Cayos porque sólo les dieron la opción de ir por aire y son unas avionetas muy viejitas y les dio cosa. Que sepáis que podéis ir por carretera, con un poco más de paciencia y mucho más barato. Allí nos alojamos en un resort todo incluido y disfrutamos de una playa maravillosa de arena blanca y fina y aguas cristalinas, sin algas, sin casi gente, sin nada. De lo mejor que he visto. Súper recomendable.

Y ya no hubo tiempo para más. Me hubiera encantado llegar a Santiago de Cuba, pero no teníamos más días. No os he mencionado en La Habana el famoso cabaret Topicana. La verdad es que no me lo recomendaron. Yo soy de las que decide juzgar por sí misma pero la entrada no es barata y decidimos invertir en otras cosas. Obviamente hay muchas más cosas que ver y hacer en Cuba, como ir a un club a bailar salsa, escuchar jazz en auténticos garitos, visitar más museos... pero así a grandes rasgos estos tips que os doy son los indispensables, aunque por supuesto hay más. Ah!, también quería comentaros el tema del wifi. Olvidaros. En Cuba la cobertura no es nada buena y no hay casi wifi en ningún sitio. Donde si encontréis, como algunos restaurantes u hoteles, tendréis que comprar una tarjeta de datos, con un código, que dura una hora (podéis comprar todas las que queráis) y que van con un número de usuario y contraseña. Mi consejo es que compréis en las ciudades o en Los Cayos, donde son más baratas que en La Habana. Allí me costó una tarjeta de una hora 6 cucs y en Cienfuegos y Cayo Santamaría 2 cucs. Mi marido y yo volvimos encantados de este viaje. Os lo recomiendo mucho, teniendo en cuenta todo lo que os he contado. Cuba es maravillosa.

Os dejo algunos lugares para comer que a nosotros nos recomendaros amigos cubanos: 

LA BODEGUITA DEL MEDIO (La Habana Vieja)
Empedrado nº 207 esq. San Ignacio y Cuba
Telf. 338 276
Su fama internacional arranca en 1930 por su legendario mojito (limón, hierbabuena, ron y agua con gas). Cocina cubana, los fríjoles negros con arroz son su especialidad.

AL MEDINA (La Habana Vieja)
Calle de los Oficios esq. Obispo y Obrapía
Teléfono. 867 10 41
Uno de los edificios más antiguos de La Habana con patio estilo arábigo andaluz. Es el único árabe de la ciudad. Se disfrutan los clásicos cus-cus, tajine, humus, rollo con ajonjolí, kebab de pollo...

FLORIDITA (La Habana Vieja)
Obispo nº 557 esq. a Monserrate.
Teléfono. 867 13 01
No se concibe visitar La Habana sin tomar un daiquiri (ron y limón granizado) en Floridita, bar-restaurante del centro de La Habana Vieja, con más de medio siglo.

LA PAELLA (La Habana Vieja)
Calle de los Oficios nº 53
Teléfono. 867 10 37 La antigua casa del Regidor Sotolongo en el siglo XVIII es ahora un hostal junto a la plaza de Armas, donde se toman las mejores paellas de La Habana.

SANTO ÁNGEL (La Habana Vieja)
Calle Teniente Rey esq. a San Ignacio. Plaza Vieja
Teléfono. 861 16 26
En pleno centro de La Habana Vieja está Santo Ángel, nacido en el 2002, tiene una agradable terraza con mesas para comer en la Plaza Vieja. Recetas marineras.

CAFÉ DEL ORIENTE (La Habana Vieja)
Oficios nº 112 esq. a Amargura.
Teléfono. 860 66 86
Bonita ambientación de un café fin de siglo XIX y mesas en la Plaza de San Francisco. Cocina ecléctica e internacional con recetas cubanas tradicionales como la pierna de cerdo a la habanera.

EL ALJIBE (Miramar)
Avenida 7ª esq. 24 y 26
Teléfono. 204 1583
El Aljibe tiene como especialidad el arroz blanco con frijoles negros, papas, plátanos fritos y ensalada, plato creado por la familia que fundó el primer restaurante en la finca del mismo nombre, un rancho de madera con hojas de palma forrando el techo.

TOCORORO – SAKURA (Miramar)
Calle 18 esq. 3ª
Teléfono. 204 29 98
El tocororo, ave emblemática en Cuba, da nombre a este restaurante de comida criolla e internacional, especialmente japonesa.

LA CECILIA (Miramar, Playa)
5ª Avenida esq. 110 y 112.
Teléfono. 204 15 62
Bonito emplazamiento en un jardín, abierto de mediodía a medianoche. Aunque hay algunos platos de la carta, se sirve casi exclusivamente cerdo asado a la criolla, con frijoles negros, papas fritas, moros y cristianos, ensalada y plátano frito por 6,5 $.

LA FINCA – LA CASA DE ERASMO (Playa)
Calle 140 y 19
Teléfono. 208 79 76
Precioso entorno en un parque rodeado de exuberante vegetación. Terraza semicubierta con mesas para disfrutar platos criollos, mariscos y pargo a la plancha con malanga (tubérculo) frita.

LA COCINA DE LILLIAM (Playa)
Calle 48 nº 1311 esq. 13 y 15.
Teléfono. 209 65 14
Seguramente el mejor “paladar” de la ciudad en una amplia casona estilo colonial. Los garbanzos fritos, la fritura de malanga (tubérculo), la ropa vieja o un pargo irreprochable dan paso al helado de coco. Punto de referencia para turistas o cubanos.

LA DIVINA PASTORA (La Habana Este)
Parque Morro-Cabaña.
Teléfono. 860 83 41
Un alto en el camino para cenar después de asistir al espectáculo del Cañonazo (9 de la noche) en la fortaleza del Moro. Amplias instalaciones con terraza para contemplar las vistas de La Habana antigua desde el otro lado de la bahía. Como especialidad los pescados y mariscos.

LA TORRE (Vedado)
Calle 17 esq. M. Edif. Focsa.
Teléfono. 553 088
Se encuentra en el edificio más alto del Vedado, cerca del mar, emplazado en el último piso (piso 33) desde cuyos ventanales se contempla unas espectaculares vistas desde el mar y el comedor. Cocina afrancesada con base en los mariscos y pescados del Caribe y el pollo campesino.

Image and video hosting by TinyPic

1 comentario:

  1. Ay Sonia! Qué pedazo de viaje... Me apunto tus recomendaciones todas toditas... Aunque como o vamos de luna de miel y si con un bebé que tendrá 20-22 meses... Quizás los daikiris los dejemos para otra ocasión ����.
    Qué bien leerte la opción de que se pueda ir a los cayos por tierra... Nosotros los habíamos descartado porque nos comentaron en la agencia lo del tema avioneta... Y con el bebe...
    Lo dicho... Gavias por compartir tu viaje y experiencia y recomendaciones, un saludo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips