París, je t'aime #Efluent5

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Todavía recuerdo la primera vez que pisé París. Fue hace 8 años. Como en otros destinos, estábamos emocionados por visitar por primera vez la ciudad del amor. Fue exactamente por estas fechas, en el puente de diciembre, y fue maravilloso conocer un París con frío, navideño y absolutamente mágico. Hicimos todo lo que hacen las parejas enamoradas en París: pasear por el Sena, subir a lo alto del arco de Triunfo y contemplar París, recorrer Montmartre, contar las gárgolas de Notre Dame, besarnos bajo la Torre Eiffel, visitar el Louvre, cenar en Le Train Bleu (os lo recomiendo muchísimo), comer unos ricos macarons de Ladurée, caminar por el paseo de los Campos Elíseos curioseando en las paraditas navideñas y comiéndonos ricas manzanas cubiertas de caramelo... fue maravilloso.

Hace tres semanas volví a la ciudad de la luz, junto a un grupo de bloggers de toda Europa, en un evento llamado 'Le Spot Des E-Fluent', de la mano de Mayane Group, editor de la revista Parole de Mamans, y en especial gracias a Sophie Gervais, por todo su cariño y sus atenciones.

Fueron tres días muy especiales, en los que pude volver a disfrutar de París y sus rincones encantadores; conocí a gente muy interesante y me reí muchísimo; pero muchísimo, de esa forma en la que luego te duele la tripa. Últimamente me pasa mucho, en comidas o cenas, acabo con un dolor de tripa de tanto reírme; hasta llorar de risa. Me llevo muy buenos recuerdos de este viaje y muchos momentazos, con gente maravillosa. Ya lo visteis en mis redes sociales; viajé con mi compañera y amiga María José de Blogmodabebe, con quién comparto vivencias y aventuras sobre el mundo de la moda y las tendencias en Trends&Fashion y también nos acompaño nuestras súper fotógrafa, Agus Albiol, de quién son estas preciosas fotos. En este post os quiero contar 10 cosas que no os podéis perder en París, las que yo hice en mi segunda vez en esta fantástica ciudad.

1. Alojarte en un hotel cuco y céntrico.
El Saint James Albany es un precioso hotel con aire francés situado justo delante de los preciosos jardines de las Tullerías, súper céntrico, a dos pasos del Louvre y la Plaza de la Concordia, en una zona llena de tiendas, bares y restaurantes. Las habitaciones son amplias, bonitas, cómodas y con vistas y, además, tiene un spa.

2. Cenar navegando por el Sena.
Una experiencia súper recomendable. Nuestra primera noche la pasamos cenando en un precioso barco por el Sena y deleitándonos con unas vistas de lujo de la Torre Eiffel iluminada. Para la ocasión escogí un vestido corto de manga francesa y abertura en el escote, con hombreras, muy ochentero, en color azul klein, que combiné con un cinturón joya dorado y unos pendientes de fantasía. Todo de Rental Mode. Y con unos botines negros de antelina de Menbur. Mi peinado, una preciosa trenza de trenzas múltiples y make up fueron obra de EIC Paris (la Escuela Internacional de Peluquería) y el equipo de maquillaje de Janet Doman, a los que pusieron a nuestra disposición para la cena.

3. Comprar chocolates en Maison Georges Larnicol.
No perdáis la oportunidad de entrar en cualquiera de estas boutiques del chocolate que hay repartidas por París y comprar algunos dulces. Yo por poco no salgo. Los chocolates, de mil variedades y composiciones estaban deliciosos. Y también los macarons. Os lo recomiendo.

4. Hacerse fotos desde Trocadero.
No se puede ir a París y no hacerse una foto/selfie con la Torre Eiffel. Mi consejo es que lo hagáis desde la plaza de Trocadero, ya que las vistas son mucho mejores que desde los pies de la Torre. Sí hay mucho turista pero os aseguro que con un poco de pacienda y podréis haceros una buena foto con la Torre Eiffel detrás y sin que se vea a nadie más, auque para ello igual os tenéis que subir a alguna altura :-) Es un lugar emocionante, en el que suceden cosas emocionantes, como una pedida de mano, como la que vi en vivo y en directo. ¡Qué emoción!

5. Montar en el Tiovivo a los pies de la Torre Eiffel.
Pues sí, quizás es algo muy de niños pero yo no quise dejar pasar la oportunidad de subirme en este carrusel tan vintage. Hasta coincidí con unos novios haciéndose su reportaje de fotos. ¿No es súper especial?

6. Pasear por los jardines de las Tullerías.
Seguro que si viviéramos en París, sería uno de nuestros lugares favoritos al que mi marido iría a hacer running y yo a pasear con Kira.

7. Recorrer el Louvre por fuera.
¿Quién no conoce las famosas pirámides del Louvre? A mi me encantan y, si no entráis al museo, no podéis dejar de pasear por sus alrededores y haceros fotitos allí :-)

8. Subir hasta el Sacre Coeur,
Yo ya sabéis (y si no os enteráis ahora) que no soy religiosa pero tanto Sacre Coeur como Notre Dame son dos templos imprescindibles en París. Esta vez no llegué al segundo, pero las vistas desde el primero son espectaculares. Tenéis que subir hasta allí.

9. Pasear por Montmartre.
Una de mis zonas favoritas de la capital de Francia. Contempla desde la zona de los antiguos cabarets hasta los alrededores del Sacre Coeur o Sagrado Corazón. Es el barrio, para mí, más especial de París, el más bohemio, el de los pintores. Por allí hay montones de cafeterías bonitas y restaurantes con encanto.

10. Visitar Le Carreau Du Temple.
Me encantó. Se trata de un antiguo mercado de ropa, renovado desde hace dos años, y que acoge numerosos eventos deportivos, artísticos, culturales, musicales, desfiles de moda... y se encuentra en el emblemático barrio del Haut-Marais. Me recordó al antiguo Mercat del Born, en Barcelona, que también fue un antiguo mercado y que ahora es el escenario de, como en el caso anterior, muchas citas culturales.

Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Back to Top