Feliz 7+1; Feliz Año Infinito

By Sonia Martínez - 15:13


Y así, como quién no quiere la cosa, llegamos, nuevamente al último día del año. Recuerdo hace exactamente 365 días atrás, cuando pensaba en el 2017 y sabía que cosas buenas iba a traer mi 7 de la suerte. Y así fue. Este año al que le quedan horas ha sido maravilloso, para mí y para mucha gente que quiero. Sin embargo, no ha sido así para todo el mundo. Para otros no funcionó mi 7 de la suerte, y de todas, todas, este 2017 ha sido el peor de sus vidas, el que nunca hubieran ni tan sólo haber podido atisbar mientras se comían las uvas de, qué ironía, la suerte.

Lo siento tanto. Lo siento tantísimo. Mi 7 de la suerte no llegó a todo el mundo. Pero ya os expliqué el año pasado que es así y, por mucho que me duela, va a seguir siendo así. Es la Teoría de los Equilibrios: para que a unos les vaya bien, tiene que haber otros a los que les vaya mal. Y esto es de esta manera siempre, cíclico. Aunque, también os lo conté, no siempre funciona en la misma dirección. Y llega un momento en el que cambian las tornas y a aquellos a los que les fue mal, les empieza a ir bien. Sí, y al revés, no se puede hacer nada, funciona así.

Mi madre es de un pequeño pueblo de la provincia de Cuenca. He pasado allí mis veranos de niña y ahora, como adulta, me escapo cuando puedo. Allí hay un pequeño mesón, de toda la vida, en el que tomamos café, jugábamos a las cartas, tapeamos... desde hacía ya tiempo nos servía el mismo camarero; un chico joven, que también veraneaba allí desde pequeño. Se llamaba Iván. Hace unas semanas, iba de camino al trabajo, y tuvo un accidente de coche. Y se acabó. Murió junto a los otros dos compañeros que iban en el coche.

Iba a casarse y ya no lo hará. Ni tampoco será nunca padre; quizás no hubiera querido serlo pero ya no tendrá esa opción de escoger. Tampoco verá la nueva temporada de Black Mirror ni sabrá qué equipo ganará este año el mundial de fútbol de Rusia. Ni tampoco el de 2022, donde quiera que sea. Ni ningún otro, de ningún año.

Estos días he pensado mucho en su familia; sus padres, su hermana, sus primas... a los que conozco de toda la vida. He pensado en que mientras el mundo compraba y adornaba sus árboles y gritaba '¡Feliz Navidad!', esa familia preparaba un funeral. Y esta noche, no será una noche alegre, ni esperanzadora, ni de risas y lentejuelas. Será la noche más triste.

Y lo siento tanto. Pero aún así, quiero seguir creyendo en mi 7 de la suerte. Y en la vida. Y en lo bueno que pueda venir. Porque tenemos esa oportunidad. Otros no la tienen. Así que sería muy egoísta no aprovecharla. Se lo debemos a aquellos que ya nunca podrán volver a desear un Feliz Año Nuevo.

2018 traerá cosas buenas y, seguramente, otras que no lo serán tanto, pero no por ello vamos a dejar de seguir intentándolo, de seguir peleándolo, porque aquí seguimos y podemos hacerlo. Tenemos esa oportunidad. No vamos a desaprovecharla. Se lo debemos.

Feliz 7+1; Feliz Año Infinito.

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios